Alfonso Zubiaga

Gustavo Velasco

Pipo con plumas

 
 
G
M
T
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Text-to-speech function is limited to 200 characters
 
[removed]
 
Options : History : Feedback : Donate Close

Odri Velasco

Ikan Magaña

 
 
G
M
T
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Text-to-speech function is limited to 200 characters
 
[removed]
 
Options : History : Feedback : Donate Close

Miss Gi

Rafa

Crítica de José M. Camarero en ABC

Jorge Zarco expone sus particulares «Retratos contemporáneos», una veintena de pinturas humanas, a tamaño real, en las que la técnica digital extrae de sus allegados un extra de veracidad.

 

MADRID. Observar cómo Gus desafía con su joven perfil; o cómo Ikan se marca una especie de baile; e incluso cómo Jenifer‚ camina pensativa... Eso es lo que muestra «Retrato Contemporáneo», una colección de pinturas en las que la cercanía con sus protagonistas aparece por doquier: sus nombres no‚ llevan apellido son conocidos, del barrio, de la familia, de toda la vida y aparecen estampados a tamaño real, mirando al visitante en las mismas condiciones, sobre la impecable lona blanca que los acoge. 

Se trata de la última exposición de Jorge Zarco (Madrid, 1959), que se puede ver en la Galería Angel Romero (calle de San Pedro 5), y en la que un hilo conductor es el que guía al visitante:: la verdad por encima de todo; el realismo de las 20 personas que ha -dibujado, sin extravagancias,- sin ornamentos pero cuya veracidad se hace patente en todo tipo de detalles.

El artista madrileño, dedicado en cuerpo y alma al retrato (del latín, «re-traho», esto es, «sacar fuera», como recuerda el autor), lo hace esta vez con la ayuda de una técnica clásica, pero actualizada: con la tinta-digital, ha conseguido dibujar unos perfiles_ monocromáticos, en grises, que refuerzan la‚ alegría de los personajes que así posaron; el desparpajo de quienes así se muestran en su día a día; e incluso la tristeza que subyace de alguna de sus miradas.

De entre las 20 obras expuestas destacan el autorretrato que el artista ha incluido sentado y con la mirada penetrante y el de un tal Almandoz en su sillón la única nota de color de la exposición.

ZARCOSTUDIO © 2020