"ADA" es una obra de arte con un alma. Una obra que actúa sobre  sí misma. “ADA” es una máquina interactiva de creación de arte, y Tinguely es la suficiente en la que el ingenio que Karina Smigla-Bobinski ha diseñado para producirlo. Ella lo llama irónicamente: la máquina no produce más que su autodestrucción industrial. 

«ADA» de Karina Smigla-Bobinski, es una "criatura" postindustrial, que aprovecha la energía de los visitantes/artistas para producir arte autoformado.

Lleno de helio, y flotando libremente en la habitación, un globo transparente, parecido a una membrana, provisto de  carboncillos que dejan marcas en las paredes, techos y suelos.

«ADA» recuerda a Ada Lovelace, quien en el siglo XIX junto con Charles Babbage desarrolló el primer prototipo de una computadora. Babbage proporcionó la máquina de cálculo preliminar, Lovelace el primer software.

Una simbiosis de las matemáticas con el legado romántico de su padre Lord Byron se fundió allí. Ada Lovelace pretendía crear una máquina que pudiera crear obras de arte, como poesía, música o imágenes, como lo hace un artista. «ADA» de Karina Smigla-Bobinski se encuentra en esta misma tradición.

Karina artista estudió en la Academia de Bellas Artes de Cracovia y Múnich. Su trabajo, que abarca desde esculturas cinéticas hasta representaciones teatrales multimedia, se ha mostrado en cuarenta y cinco países. ADA hizo su debut en el Electronic Language Int. Festival en São Paulo, en 2011, y desde entonces ha viajado por el mundo. 

© ADA - instalación interactiva analógica de Karina Smigla-Bobinski 

Puede ver más de Smigla-Bobinski en su sitio web y en su canal de YouTube .

ZARCOSTUDIO © 2019